Una transformación masiva ha tenido lugar en las orillas del East River en Brooklyn, Nueva York, donde un emblemático edificio de 130 años de antigüedad, ha sido renovado como parte de un nuevo complejo comercial y de entretenimiento de más de 46.000 Metros cuadrados. El pensamiento innovador del contratista, junto con la velocidad de corte y la precisión de las herramientas diamantadas, ayudaron a penetrar los muros del edificio haciendo más de 500 agujeros, algunos hasta de 76 centímetros de diámetro.

2-Photo-1-300x225

Los más de 100.500 metros cuadrados del almacén Empire Stores, uno de los últimos almacenes de ladrillo que sobrevive en la línea de la costa, fue rodeado de muchos otros edificios cuando Brooklyn era un centro para el transporte, la industria y el comercio. El edificio contaba con una fachada de mampostería de ladrillo, muros de pizarra y fue construido en varias fases entre 1869 y 1885. Originalmente utilizado como un almacén de café, el edificio Empire Stores estaba desocupado desde hace varias décadas hasta que se empezó a trabajar para convertirlo en un hogar para empresas de tecnología, casas de moda, comerciantes y restauradores.

Dividido en siete bahías de 45 metros de largo y 18 metros de ancho aproximadamente, utilizadas para almacenar café y otros productos secos que llegaban en barco o en tren, el edificio iba a ser abierto para incorporar un nuevo diseño ya que no existían puntos de acceso de una bahía a otra.

H & H Builders, comenzó a buscar la manera de crear aberturas en las paredes de la bahía sin dañar las estructuras circundantes.

2-Photo-2-300x225

Para la renovación fue necesaria la perforación de 260 agujeros base de 76 centímetros de diámetro cada uno, a través de las paredes de piedra de 71 centímetros de grosor, seguido de 250 agujeros de 40 centímetros de diámetro a través de 60 centímetros de piedra. Estas aberturas permitirían el acceso y la instalación de vigas de apoyo para las paredes y las nuevas estructuras de vidrio en todo el edificio. Además, se necesitaron 16 agujeros para la instalación de varillas de anclaje. Estos agujeros de 5 centímetros de diámetro debían contar con 5 metros de profundidad.

Se hicieron intentos para hacer algunos de los agujeros de 76 centímetros de diámetro con una sierra de mano, sin embargo, el trabajo resultó ser muy difícil y tomó mucho tiempo. Por esta razón el contratista general decidió que la mejor solución sería utilizar herramientas diamantadas.

Durante la renovación se presentaron algunos retos para el contratista, entre ellos, los lugares de perforación especificados estaban al lado de un río, por lo que se tuvo que tratar frecuentemente con condiciones de barro.

Renovación viejo edificio

Se utilizaron dos equipos de perforación a medida para crear los agujeros 76 y 40 centímetros de diámetro. La creación de los agujeros más grandes tomó entre 15 y 20 minutos, mientras que los más pequeños tomaron apenas 7 a 10 minutos. Los operadores completaron un promedio de 12 hoyos de 76 centímetros por turno de ocho horas, y ese número aumentó a 24 por turno para los agujeros de 76 centímetros.

Además de los trabajos de perforación se crearon 150 aberturas de 3,6 metros de alto y 3 metros de ancho aproximadamente en las paredes de piedra de 6o centímetros de grosor que dividían las antiguas bahías en Empire Stores.

El trabajo fue muy satisfactorio y el lugar será parcialmente abierto a comienzos del 2016. El edificio ya cuenta con un gran número de empresas listas para habitar el edificio.

Gracias a la precisión y la velocidad de los equipos diamantados para el corte y la perforación, el edificio es un lugar moderno.