Con 22.000 cortes diamantados en el concreto se demuele el puerto mas emblemático de la Ciudad de Nueva York

 

En Octubre de 2013 iniciaron las obras del nuevo puerto que remplazaría al emblemático Pier 17 de la ciudad de Nueva York. El nuevo edificio de acero y cristal contará con una superficie de 5.500 metros cuadrados en cada una de sus 4 plantas y azotea, donde alojará tiendas, restaurantes y varias alternativas de entretenimiento, incluido un teatro con capacidad para 4.000 personas. Se presupuestaron $200 millones de dólares para la remodelación de este nuevo edificio que abrirá sus puertas en el 2016.

 pier-17-south-street-seaport

Imágen tomada de nydailynews.com

El puerto marítimo South Street, ubicado cerca del distrito financiero de Manhattan y a lo largo del East River, se encontraba rodeado  de importantes edificios del siglo XIX  vinculados con el patrimonio marítimo de Nueva York. Sin embargo, los costos de reparación y mantenimiento anuales fueron multiplicados luego de los daños causados por el Huracán Sandy, afectaban cada día más el presupuesto de la ciudad. Esta fue la razón principal para que se iniciara la búsqueda de un contratista especializado en el tema de corte y perforación de hormigón que pudiera colaborar con el trabajo de demolición.

Como parte del gran proyecto de reurbanización en este muelle del bajo Manhattan, para la fase general de demolición, un contratista de corte de hormigón se dio al desafío de realizar el corte de más de 6,705 metros de concreto y la extracción de muestras en 2,000 agujeros, además de realizar la demolición de la superficie en concreto del puerto.

Miembros de la Atlantic Concrete Cutting de Mount Holly, Nueva Jersey, expertos en el corte y perforación de núcleos de hormigón, fueron seleccionados para ayudar a la empresa contratista a quitar el muelle.

Stu Fishman, director de proyectos de la Atlantic Concrete Cutting, mencionó que, pensando en generar el menor impacto posible en el medio ambiente y en la comunidad, la demolición sería llevada a cabo con cortes diamantados, lo que generaría menos ruido, menor vibración y pocos residuos, a diferencia de otras técnicas empleadas para estos trabajos.

Antes de iniciar las obras se evaluó el lugar de trabajo y se tomaron en cuenta las respectivas medidas de seguridad. Debido a la cercanía del agua, fueron necesarios chalecos salvavidas para cada empleado y se impusieron restricciones de acceso al rededor del perímetro de la zona de trabajo.

Con un plazo de 16 semanas para el trabajo, el Atlantic Concrete Cutting, inició las obras de perforación el 5 de Junio del año pasado. Los operadores comenzaron realizando  una perforación de núcleo de 6 pulgadas de diámetro, cavando agujeros a través de la superficie de concreto  que en algunas áreas llegaba casi a los 2 metros de grosor. La empresa tenía entre dos y cuatro operarios  encargados de completar hasta 100 agujeros  en  turnos de 8 a 10 horas, es decir, aproximadamente tres agujeros por operador cada hora. Durante este tiempo, los operadores de perforación de núcleo crearon 1.967 agujeros en la superficie del muelle usando el taladro Shibuya Blu-Drill, una unidad con características de auto-alimentación.

El corte de la plataforma de concreto comenzó días 8 más tarde, con dos sierras planas Husqvarna 8400. Los operadores realizaron una serie de cortes longitudinales y transversales   dividiendo la losa en pedazos. En total se hicieron 21.850 metros lineales de cortes en la cubierta del muelle, algunos con una profundidad de 45 centímetros. Al finalizar, otra empresa involucrada en el proceso, Trevcon Construction remueve las secciones cortadas de la cubierta con una grúa.

Con esta obra se dio oficialmente inicio a la remodelación del puerto de South Street. El nuevo muelle 17 tendrá comercio, restaurantes y entretrenimiento. Además, proporcionará importantes beneficios económicos para Manhattan y La ciudad de Nueva York ya que se tiene previsto que el lugar generará más de 260 millones de dólares y producirá más de 1000 empleos.

El edificio cuenta con la certificación LEED y rinde un homenaje a la herencia del mercado marítimo.